Si mañana te despiden, ¿qué harías?

Seguro que todos nosotros nos hemos hecho esta pregunta en alguna ocasión y, o bien hemos tratado de esquivarla por incómoda o bien hemos pasado un tiempo reflexionando acerca de nuestras posibilidades.

Personalmente, conforme más compromisos personales he ido adquiriendo en mi vida (matrimonio, hijos, hipoteca…) más veces me la he formulado.

Creo que es un buen ejercicio planteársela de vez en cuando, puesto que nos permite valorar la trayectoria profesional que estamos siguiendo y el grado de adaptación que tenemos en cada momento. Obviamente hace tiempo que se acabó el concepto de un empleo “para toda la vida” salvo para la casta de funcionarios, y todos debemos estar preparados para una restructuración, un cambio en la jerarquía de la empresa, un error grave por el que seamos penalizados, una acción de deslocalización o cualquier otro acontecimiento que nos haga pasar a la lista del paro.

Para mí, son seis las preguntas a las que debemos dar una respuesta positiva cuando analicemos qué pasaría si en nuestro trabajo decidieran prescindir de nuestros servicios:

1. Lo que estoy haciendo ahora, ¿puedo hacerlo en otra empresa del mismo o distinto sector?

2. ¿Soy capaz de desempeñar más labores de las que actualmente me tienen encomendadas?

3. En mi puesto de trabajo actual, ¿estoy adquiriendo nuevas habilidades o desarrollando positivamente mis fortalezas?

4. ¿Tengo mi perfil profesional (no hablo del C.V.) actualizado conforme a las últimas tendencias del mercado laboral?

5. ¿Estoy dispuesto a empezar desde más abajo de dónde me encuentro ahora? (Laboral y salarialmente hablando)

6. ¿Soy capaz de vivir con lo que me corresponde en la prestación por desempleo?

Si somos capaces de contestar un SI a todas ellas, entonces un despido podría considerarse un traspiés, pero nunca una tragedia ya que estamos preparados para asumir un nuevo reto y volver a levantarnos.

Si no tenemos una respuesta afirmativa para alguna de las cuestiones entonces es conveniente revisar los factores que nos impiden superar ese obstáculo y poner medios para solucionarlo.

Esta entrada fue publicada en futuro, negocios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.