La extraña paradoja de la mosca tse tse

¡Qué extraños son los negocios!

Hace unos años existía un grupo llamado La mosca tse tse, original de Argentina, que tenía en su repertorio música movida, sencilla y pegadiza.

Su cantante, Guillermo Novellis, lucía dos elementos que le diferenciaban de otros cantantes: su cabeza afeitada, y una enormes gafas negras.

Entonces a todos nos parecían graciosas, y casi ridículas, pero evocaban perfectamente la imagen de una mosca y les servían, supongo, para crear esa marca del grupo que les identificaba claramente.

Lo más curioso es que hoy, unos 10 años más tarde, hay una cantidad enorme de personas que parecen moscas andando por la calle. No quiero con ello caer en el insulto, sino remarcar el símil que existe con el aspecto que lucía Guillermo.

Si entonces algún fabricante de gafas de sol hubiera creado una línea parecida a la actual, seguramente no habría tenido éxito. Ignoro las razones exactas, pero sospecho que identificarte con ese grupo, la moda de otros países, e incluso la orientación general de la sociedad, hubiera rechazado esa apuesta.

¿Por qué ha triunfado ahora? Lo ignoro, aunque puedo llegar a imaginar algunas razones, especialmente el hecho de que todas las marcas de moda parece que se han puesto de acuerdo en sacar modelos similares, las actrices y cantantes se las ponen, y, en general, el mundo (occidental consumista) se ha lanzado a la aventura de taparse media cara con unas gafas.

Si aplicamos el símil al mundo de los negocios (de manera general) la lección que podemos aprender es que muchas veces conviente que no seamos los más innovadores o los primeros en hacer algo, ya que es muy posible que no pasemos de ser vistos como unos bichos raros.

Lo importante es llegar en el momento adecuado, o juntarte en un lobby con suficiente poder como para provocar ese momento. Si esta segunda opción no es posible, entonces lo más probable es que toque estar a la espectativa, y al mínimo signo, lanzarse para ser el segundo en llegar (siempre con algún elemento diferenciador), ya que el tercero y sucesivos sí son vistos como meras copias del primero.

Esta entrada fue publicada en negocios, usuarios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>