Líder o dictador

“La autoridad es la capacidad de obtener de los demás algún comportamiento por simple sugestión (se parece a la hipnosis), hacerse obedecer sin recurrir a ningún tipo de fuerza.” (Ikram Antaki)

Esta frase la encontré por casualidad en internet y lo cierto es que me gustó mucho.

Cuando se habla de gestión, yo creo que hay dos tipos de perfiles en los que podrían encuadrarse casi todos los gestores: líder o dictador. También podría hablarse del gestor-fantasma (existe pero nadie lo ve) aunque éste prefil ni siquiera puede considerarse gestor.

Al líder se le sigue, al dictador se le teme.

 El dictador es tremendamente peligroso para una organización puesto que es un factor que la va minando poco a poco hasta que ha creado tanto malestar y tanta desmotivación que aquel que no se ha ido sólo se queda porque no tiene más remedio o por el miedo al cambio. Con ello, la gente pasa más tiempo cuchicheando, y pensando en otras opciones que concentrada en trabajar para cumplir los objetivos.

En cuanto al líder, no voy a entrar a valorar las cualidades que debe tener, puesto que mucho se ha escrito acerca de ello. Además, es un error tratar de generalizar puesto que para cada uno de nosotros debe cumplir una serie de requisitos si quiere que estemos dispuestos a seguirle.

Sin embargo, creo que honestidad, buen trato personal, saber qué se está haciendo y mucho sentido común son cualidades fundamentales que alguien con autoridad debe tener. Todo lo positivo que podamos añadir a esa lista, serán factores que favorecerán el liderazgo y la autoridad. Si nos falta alguno de ellos, entonces el riesgo de deriva hacia actitudes dictatoriales pasa a ser tremendamente importante, ya que intentan compensarse las carencias mediante el habitual ”se hace así por mis narices”.

Es cierto que a veces un líder tiene que convertirse temporalmente en un tirano cuando las circunstancias así lo exigen, pero incluso entonces es capaz de transmitir dicha necesidad al equipo y éste sabe entenderlo y obedecer.

No soy un discípulo de la escuela maquiavélica, y no comparto la opinión de que hay que lograr los objetivos por encima de cualquier cosa. Prefiero trabajar para llegar a lograr que mi equipo crea en los mismo objetivos que yo, antes que instaurar el miedo al castigo, los malos modos y el hastío entre aquellos con los que debo trabajar codo con codo. La eficacia es mucho mayor cuando están claros los objetivos y todos los del barco remamos en la misma dirección.

Para terminar, un vídeo muy interesante encontrado en el blog Navegapolis

Esta entrada fue publicada en General, liderazgo, recursos humanos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Líder o dictador

  1. jgomezacin dice:

    Hay un blog muy bueno sobre como gestionar equipos para conseguir los objetivos. Te lo paso:

    http://bubbleofchange.com/2010/01/03/regalo-de-reyes-guia-de-management-del-peor-equipo-de-tu-vida/

  2. Sergio Pérez dice:

    Gracias por el enlace.
    He estado leyendo los artículos del blog y me han gustado algunos de ellos. Otros, como supongo que les ocurrirá a algunos de los que me visitan, me han parecido ideas personales compartidas sin más afán que hacerlas salir al exterior.
    Me lo apunto en la lista de blogs a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>