Negocio más allá de la crisis

Que estamos inmersos en una crisis enorme ya no lo duda nadie, ni siquiera aquellos que la negaban hasta hace poco.

Que afecta, como siempre, a los que menos tienen, tampoco.

Sin embargo, es paradógico que incluso en este tipo de circunstancias haya gente que logre buenos negocios y sepa amoldarse perfectamente a los problemas.

Muchos de los que os acercáis por este blog sabéis que hace unos meses pasé de trabajar en una consultoría para formar parte del departamento de informática de una importante empresa industrial. No entraré ahora a comentar los cambios que ello ha supuesto, tanto de mentalidad como de forma de trabajo. Sin embargo, es curioso observar una tendencia que, por lo que hablo con otros compañeros de consultoras, resulta general en nuestro sector, tanto en las empresas como la que estoy como en aquellas que tienen un corte más de tipo consultoría.

Hasta hace unos años, los proyectos que se solían encargar eran desarrollos de nuevas aplicaciones, ya fueran de gestión económica, de recursos humanos, etc.

Las empresas estaban interesadas en tener información acerca de los diferentes aspectos de su negocio y se encontraban en la fase de transición desde la no-informática (o herramienta rudimentaria) a la implantación de una primera herramienta (o un ERP completo). Personalmente creo que ese es el paso más importante en una empresa, por el cambio tecnológico obvio, pero, sobre todo, por el cambio de mentalidad que debe haber en toda la estructura jeráquica.

Durante los años de bonanza, muchas empresas han comprendido que, para poder tomar decisiones y aprender de las consecuencias de éstas, era necesario disponer de información acerca de ventas, beneficios, mercados, etc. Por ello, se embarcaron, con más o menos éxito, en proyectos de implantación de herramientas y en esa tarea hemos estado trabajando la mayor parte de informáticos los últimos años.

Sin embargo, en los últimos dos o tres años la tendencia ha cambiado, sobre todo motivada por la crisis.

¿Qué ha ocurrido?

La respuesta es simple: aquellas empresas que tenían implantado un sistema de gestión informática han pasado de pedir más módulos y ampliaciones de funcionalidad a solicitar dos tipos de proyectos: minería de datos y control, e integraciones; las empresas que no se atrevieron a dar el salto simplemente se han encontrado que no había ya dinero para este tipo de inversiones (gastos según algunos), por lo que han perdido una oportunidad y la mayor parte de ellas están abocadas a pasar numerosas dificultades.

En cuanto a los proyectos que hoy en día se realizan, todos se centran en extraer la máxima cantidad de información, ya sea de los sistemas propios de la empresa, ya sea de otras con las que se relacionan.

El trabajo que desarrollamos en el departamento no se ha mantenido ajeno a esta tendencia, y actualmente la mayor parte de proyectos están relacionados con integraciones (ya sean internas o externas), realización de informes, elaboración de indicadores y cuadros de mando, y supervisión, etc.

Todo ello encaminado a tomar las decisiones de manera más exacta, ya que hoy en día es crucial no equivocarse, porque el margen es pequeño.

Aquellas empresas y aquellos departamentos que hayan sabido ver que no es tiempo para nuevas aplicaciones, sino que es el momento de ofrecer conclusiones o indicadores, creo que podrán hacer negocio a pesar de la crisis en la que estamos.

¿Notáis en vuestro trabajo esta tendencia en el tipo de proyectos que desarrolláis?

Esta entrada fue publicada en General, negocios, problemas, soluciones, tecnología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>